Módulo de Ontología II
Filosofía de la existencia

Guía de estudio

Elaboración: Juan Manuel Silva Camarena

Asesoría pedagógica:*
Ofelia Escudero Cabezudt
Patricia Ducoing Watty

Universidad Nacional Autónoma de México
Facultad de Filosofía y Letras
Sistema de Universidad Abierta
Colegio de Filosofía
1981

 

Índice general

Introducción general

Objetivos generales

Cronología

Contenido general

Unidad I Søren Kierkegaard

Unidad II Martin Heidegger

Unidad III Karl Jaspers

Unidad IV Jean-Paul Sartre

Unidad V Gabriel Marcel

Bibliografía General

 

Introducción general

El término "existencialismo" se aplica a un conjunto de reflexiones filosóficas que tienen en común un interés funda­mental en la existencia del hombre, concebido como modo de ser pro­pio del ser humano. Sin embargo, los pensadores llamados existencialistas llevan a cabo sus análisis de la existencia desde puntos de vista diferentes y bajo supuestos de diversa índole, aunque en general coinciden en expresar indirectamente su pensamiento en vez de exponer tesis organizadas sistemáticamente, utilizando a menudo las formas del teatro, la novela o los diarios ín­timos. Según Kierkegaard, considerado como el iniciador del existencialismo, sobre todo porque descubre el significado de la palabra "existencia" en el sentido filosófico con el cual la manejan los autores de la filosofía de la existencia. En general es una prueba de tacto el evitar las definiciones cuando se trata de conceptos existenciales. Para Kierkegaard, nada habría más contrario a sus intenciones que un profesor que expusiera su filosofía como un sistema definido de ideas repartido en secciones, capítulos y párrafos, pues en este caso lo que se impone más bien es una lectura, si se quiere entre líneas, mediante una interpretación más bien conjetural. En la presente guía advertirá el estudiante que la mayoría de los pensadores existencialistas tienden a evitar una formulación "científica" de sus tesis, convencidos de que lo concreto de la vida humana no admite una formulación semejante.


Haciendo a un lado la dificultad que representa el he­cho de que es extremadamente difícil encontrar una definición satisfactoria del existencialismo, se ha intentado realizar la caracterización de esta filosofía atendiendo sólo su temática propia y las maneras de abordar las cuestiones que plantean. Se dice, por ejemplo, que lo común de esas reflexiones existencialistas es que consideran que la existencia precede a la esencia, o en otros términos, que parten de la subjetividad.

También se ha dicho que hay dos tipos de existencialistas, que son los ateos y los cristianos. Sin embargo, estos modos de caracteri­zación o de clasificación se desvanecen pronto ante la riqueza de pensamiento abarcada en estas reflexiones filosóficas. Como en la mayoría de los casos, la mejor com­prensión de estas indagaciones viene siempre después de que se han estudiado las obras de los filósofos de la existencia. Só­lo bien avanzado el estudio es posible ver claramente sus verda­deros puntos comunes y sus grandes discrepancias; únicamente entonces se puede advertir, por ejemplo, las razones por las cuales estos filósofos no admiten que se les llame "existencialistas".

A modo de introducción, empero, podemos referirnos a los tres momentos de la historia do la filosofía de la existencia señalados por Jean Wahl (cf. Historia del existencialismo). El primero estaría representado por la oposición de Kierkegaard a Hegel. La filosofía de la existencia se enfrenta a las concepciones clásicas de la filosofía, tales como las de Platón, Spinoza o Hegel. Para éste, pongamos por caso, si queremos comprender algo de lo que suce­de en nosotros mismos es preciso referirnos a esa totalidad que somos nosotros mismos, luego a la totalidad que es la especie humana y finalmente al conjunto de cosas que es ,la Idea absoluta, siempre en un pensar objetivo en el sentido hegeliano de la palabra. En cambio, para Kierke­gaard lo importante será el pensar la verdad que reside en la subjetividad. Yo soy, dice Kierkegaard, el momento de la indi­vidualidad, pero me niego a ser un parágrafo en el sistema. Por el conocimiento hemos olvidado en qué consiste existir, y no es posible comprenderlo en un sistema como el hegeliano, contrario al pensamiento apasionado, en tanto que encarnación de lo infinito en lo finito. El existente está animado por la pasión, sobre todo por la pasión de la libertad, yen ella se encuentra rodea­do de incertidumbre, pero sólo él puede optar y decidir, que­riendo infinitamente lo infinito, con decisiones entre e1 todo y la nada, para volver a lo auténtico, sintiéndose pecador an­te Dios, con la conciencia del pecado, pues existir significa ser pecador. Para Kierkegaard importa la subjetividad y el sentimiento individual, y además, la posibilidad, negada en la idea, de que la libertad es la necesidad comprendida, como lo entendía Hegel, produciendo una filosofía que oprime y nos lleva a un estado de sofocación.

El segundo momento de la historia de la filosofía de la existencia tiene lugar con la traducción que del pensamiento de Kierkegaard realizan Jaspers y Heidegger, en términos más intelectuales. El primero efectúa una especie de versión laica y una generalización de la filosofía de Kierkegaard; mientras que el segun­do quiere fundar una ontología que interroga por el sentido del Ser en general, basada en una analítica de la existencia humana en la cual aparecen también los temas kierkegaardianos de la angustia, la nada, la posibilidad, la decisión resuelta, etcétera.

El tercer momento de la historia de la filosofía de la existencia lo llevan a cabo los filósofos franceses que reci­ben alguna inspiración de Heidegger, como es el caso de los pensadores de la Escuela de París I, Sartre, Simon de Beauvoir, Merleau-Ponty y otros que comenzaron a hacer filosofía de la existencia independientemente de la influencia de Heidegger, como Marcel. Otros filósofos franceses también han sido llamados existencialistas, como Camus y Bataille, pero han rechazado tal designación. Este mo­mento estaría básicamente representado por Sartre, quien como Heidegger, relaciona el estudio del Ser con el estudio de la existencia, pero este filósofo escritor estaría más cerca de Kierkegaard al criticar el predominio que Heidegger concede a lo ontológico sobre lo óntico. En una situación semejante de unión de existencialismo y ontología y ética podríamos situar a otro filósofo contemporáneo: Levinas.

Atendiendo más al contenido esencial de las reflexiones que a los momentos de la historia de la filosofía de la exis­tencia, puede contemplarse a los existencialistas según el significado que dan a la categoría de lo posible (cf. Abbagnano, Diccionario de filosofía). Así se presentan tres direcciones principales: 1) la imposibilidad de lo posible, 2) la necesidad de lo posible y 3) la posibilidad de lo posible.

En la primera dirección tenemos a Kierkegaard, quien insistió sobre el aspecto anulador de lo posible: convierte en problemáticas y negativas las relaciones del hombre con el mundo (dominadas por la angustia), las relaciones del hombre consigo mismo (dominadas por la desesperación) y las relacio­nes del hombre con Dios (dominadas por la paradoja). El análi­sis de la existencia se realiza con la categoría de lo posible, pero ésta representa sólo el aspecto amenazador y negativo, “lo que puede no realizarse”, “lo que es imposible que se rea­lice”. Heidegger también estaría colocado aquí con su “ser relativamen­te a la muerte”, es decir, “el encontrarse ante la nada de la posible imposibilidad de su existencia”. Y también en Jaspers y en Sartre se reducen las posibilidades humanas a imposibilida­des reales, originándose el existencialismo como filosofía ne­gativa, filosofía de la angustia, del peligro o el fracaso.

La segunda dirección considera las posibilidades humanas como potencias en el sentido aristotélico, por lo cual la categoría de lo posible pierde su carácter negativo o alarman­te, puesto que una potencia está siempre “destinada a realizarse”. En esta dirección la categoría de lo posible se enlaza a una realidad absoluta que garantiza la realización infalible. Para Lavelle esta realidad absoluta es el Ser; en cambio, para Le Senne, es el Valor infinito. Marcel piensa que esa realidad absoluta es el Ser, que se revela sólo en el misterio que lo circunda. Pero con esta concepción de las posibilidades humanas, destinadas siempre a realizarse, en cuanto fundadas en el Ser o el Valor, “se cubre con un manto verbal los fracasos y las miserias del hombre”.

La tercera dirección afirma que las posibilidades exis­tenciales deben mantenerse como tales, sin transformarlas en imposibilidades ni en posibilidades de realización infalible. No debe sostenerse esta realización infalible ni la imposibilidad radical, sino más bien una búsqueda dirigida al establecimiento de los límites y las condiciones de la posibilidad misma, por tanto, el grado de garantía relativa o parcial que puede ofre­cer. Esta es la posición del “existencialismo positivo” de Abbagnano, que buscaría esos límites y esas condiciones de to­da posibilidad humana mediante las técnicas de comprobación y de examen de la investigación positiva o científica.

Los tres momentos de la historia de la filosofía de la existencia señalados por Wahl y las tres direcciones apuntadas por Abbagnano tienen, sin duda, todos los defectos que pueden tener las clasificaciones generales. Sin embargo, nos proporcionan una pequeña puerta de acceso a la problemática misma de la filoso­fía de la existencia. A dicha problemática nos aproximaremos a través de los textos de los filósofos seleccionados: Kierkegaard (Unidad I), Heidegger (Unidad II), Jaspers (Unidad III), Sartre (Unidad IV) y Marcel (Unidad V).

 

Objetivos generales

El alumno:

  • Analizará algunos conceptos fundamentales de la filo­sofía de Kierkegaard.
  • Identificará algunos conceptos básicos de la filosofía de Heidegger.
  • Caracterizará algunos conceptos esenciales de la filosofía de Jaspers.
  • Reconocerá algunas ideas principales de la filosofía de Sartre.
  • Precisará la problemática central del pensamiento de Marcel.

 

Cronología

 

Søren Kierkegaard (1813-1855)

Temor y temblor (1843)

Diario de un seductor (1843)

O esto o lo otro (1843)

La repetición (143)

El concepto de la angustia (144)

Migajas filosóficas (1844)

Etapas en el camino de la vida (1845)

Tratado de la desesperación (o la enfermedad mortal) (1849)

 

Karl Jaspers (1883-1969)

Psicopatología general (1913)

Filosofía (1932)

Nietzsche (1936)

Introducción a la filosofía (1950)

Verdad, libertad y paz (1958)

La bomba atómica y el futuro de la humanidad (1958)

 

Martin Heidegger (1889-1976)

Ser y tiempo (1927)

Kant y el problema de la metafísica (1929)

¿Qué es metafísica? (1929)

De la esencia de la verdad (1929)

Bosquejo de una teoría de las emociones (1939)

Carta sobre el humanismo (1946)

Caminos del bosque (1949)

Introducción a la metafísica (1943)

¿Qué significa pensar? (1954)

La pregunta por la cosa (1962)

La pregunta por la técnica (1953)

 

Gabriel Marcel (1889-1973)

Posición y aproximaciones concretas al misterio ontológico (1933)

Diario metafísico (1927)

Ser y tener (1935)

Homo viator (1944)

El hombre problemático (1955)

El misterio del ser (1951)

Los hombres contra lo humano (1951)

Obras de teatro

 

Jean-Paul Sartre (1905-1980)

Bosquejo de una teoría de las emociones (1939)

El ser y la nada (1943)

¿El existencialismo es un humanismo? (1946)

Crítica de la razón dialéctica (1960)

Cuestiones del método (1957)

Novelas y obras de teatro.

 

 

CONTENIDO GENERAL

 

UNIDAD I. SØREN KIERKEGAARD

A) El hombre como síntesis de alma y cuerpo y espíritu
B) El concepto de pecado
C) El concepto de angustia
D) El hombre como síntesis de lo temporal y lo eterno

 

UNIDAD II. MARTIN HEIDEGGER

A) Determinación del ser del hombre. La ontología del hombre.
B) El concepto de esencia
C) El concepto de existencia
D) La filosofía y el pensar

 

UNIDAD III. KARL JASPERS

A) Diferencia entre existencia empírica y posible “existencia”
B) Análisis de la existencia y aclaración de la "exis­tencia"
C) Descubrimiento del ser y “cercioramiento” del ser
D) La filosofía de la existencia como metafísica

UNIDAD IV. JEAN-PAUL SARTRE

A) El hombre como ente indefinible
B) Primacía de la existencia sobre la esencia
C) El humanismo existencialista
D) Ontología de la libertad

 

UNIDAD V. GABRIEL MARCEL

A) Problema y misterio
B) La exigencia ontológica
C) Aproximaciones concretas al misterio ontológico
D) La intersubjetividad como base de la ontología

 

Bibliografía general

Se indica la bibliografía básica mediante un asterisco (*).

ABBAGNANO, Nicola. Existencialismo positivo, tr. R. de Lio Brizzio; Buenos Aires: Paidós, 1964.

—, Diccionario de filosofía, tr. de A. N. Galleti, México: FCE, 1959.

—, Filosofía de lo posible, tr. J. Hernández Campos, A. Rossi, y P. Duno. México: FCE, 1959.

—, Introducción al existencialismo, tr. José Gaos. México: FCE, 1969.

ADURIZ, Joaquín. Gabriel Marcel. El existencialismo de la esperanza. ­Buenos Aires: Espasa-Calpe, 1949.

BOBBIO, Norberto. El existencialismo, tr. Lore Terracini. México: Fondo de Cultura Económica, 1966.

BOCHENSKI, I. M. La filosofía actual, tr. Eugenio Imaz. México: Fondo de Cultura Económica, 1969.

BENSE, MAX. Hegel y Kierkegaard, tr. Floria Margadant. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1969.

BREHIER, Emile. Transformations de la philosophie francaise. París: Flammarion, 1958.

COLLINS, James. El pensamiento de Kierkegaard, tr. Elena Landázuri. México: FCE, 1958.

COPLESTON, Frederick. Historia de la filosofía. IX. De Main de Biran a Sartre, tr. José Hanue1 García de la Mora. Barcelona: Ariel, 1980.

CORVEZ, Maurice. La filosofía de Heidegger, tr. Agustín Ezcurdia. México: FCE, 1964.

CIIENU, Joseph. Le théatre de C. Marcel et sa signification métaphysique. París: Aublor, 1948.

CHESTOV, León. Kierkegaard y la filosofía existencial, tr. J. Ferrater Mora. Buenos Aires: Oikos-Tau, 1973.

DUPUY, Maurice. La filosofía alemana, tr. Alexandre Ferrer. Barcelona: Oikos-Tau Ediciones, 1973.

FATONE, Vicente. La existencia humana y sus filósofos. Buenos Aires: Raigal, 1953.

—, El existencialismo y la libertad creadora. Una crítica al existencialismo de Jean-Paul Sartre. Buenos Aires: Argos, 1919.

FOULQUIE, Paul. El existencialismo, tr. Esteban Pruenca. Barcelona: Oikos-Tau Ediciones, 1973.

GAOS, José. Introducción a El ser y el tiempo. México: Fondo de Cultura Económica, 1968.

GARCIA BACCA, David. Siete modelos de filosofar. Caracas: Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela, 1963.

GAZITÚA, Víctor. Formulación ontológico-científica de El ser y el tiempo. Buenos Aires: Ediciones Carlos Loblé, 1963.

GONZALEZ, Juliana, Marc Chemol, Jorge Martínez Contreras, et al, "Homenaje a Jean-Paul Sartre" en Thesis, Nueva Revista de Filosofía y Letras., Universidad Nacional Autónoma de México, número 7, oc­tubre de 1980.

HEIDEGGER, Martin. El ser y el tiempo, tr. J. Gaos. México: Fondo de Cultura Económica, 1971.

—, Carta sobre el humanismo, tr. R. Gutiérrez Girar­dot. Madrid: Taurus, 1966.

—, Introducción a la metafísica, tr. E. Estiú. Buenos Aires: Nova, 1959.

—, Kant y el problema de la metafísica, tr. Gr. Ibscher Roth. México: FCE, 1954.

—, ¿Qué es metafísica? tr. Xavier Zubíri, Buenos Aires: Siglo Veinte, 1970.

—, ¿Qué significa pensar? tr. H. Kanhnemann. Buenos Aires: Nova, 1970.

—, Ser, verdad y fundamento, tr. Eduardo García Belsunce. Venezuela: Monte Ávila, Venezuela, 1968.

—, Epílogo a ¿Qué es metafísica? (Sobre la metafísica y la verdad del ser"), tr. J. Manuel Silva Camarena. Teoría. Anuario de Filosofía. Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional Autónoma de México, año 1, número I (1980), 455-462.

JASPERS, Karl. La filosofía desde el punto de vista de la existencia, tr. José Caos. México, FCE, 1962.

—, Filosofía, tr. Fernandovela. Madrid: Ediciones de la Universidad de Puerto Rico y Revista de Occidente, 1952. 2 vols.

—, Filosofía de la existencia, tr. Y Prólogo de Luis Rodríguez Aranda. Madrid: Aguilar, 1958.

—, La fe filosófica, tr. J. Rovira Armengol. Buenos Ai­res, Losada, 1969.

—, Origen y meta de la historia, tr. Fernando Vela. Ma­drid: Revista de Occidente, 1965.

—, La razón y sus enemigos en nuestro tiempo, tr. Lucía Piossek Prebisch. Buenos Aires: Sudamericana, 1967.

—, Nietzsche. Introducción a la comprensión de su filosofar, tr. E. Estiú. Buenos Aires: Sudamericana, 1963.

—, Esencia y crítica de la psicoterapia, tr. R. Podestá. Buenos Aires: Compañía General Fabril Editora, 1969.

—, Entre el destino y la voluntad, tr. J. Sagredo. Madrid: Guadarrama, 1969.

—, Descartes y la filosofía, tr. Oswaldo Bayer. Buenos Aires: Ediciones Leviatán, 1958.

—, Autobiografía filosófica, tr., Pablo Simón. Buenos Aires: Sur, 1964.

—, “Kierkegaard, hoy: en Kierkegaard vivo,

*KIERKEGAARD, SØREN. El concepto de la angustia, tr. D. G. Rivero. Madrid: Guadarrama, 1965.

—, La enfermedad mortal (o de la desesperación y el pecado), tr. D. G. Rivero, Madrid: Guadarrama, 1969.

—, Temor y temblor, tr. J. Grimberg. Buenos Aires: Losada, 1919.

—, Etapas en el camino de la vida, tr. J. Castro. Buenos Aires: Rueda, 1952.

—, El diario de un seductor, tr. V. De Pedro. Bueno Aires: Austral, Espasa-Calpe, 1951.

—, Repetition, An Esay in Experimental psychology, tr. W. Lowrie. Princeton, Princeton University, 1941.

—, Either/Or, A Fragment o Life, tr. D. Swenson, L. M. Swenson, W. Lowrie, Princeton, Princeton University, 1944, 2 vo1s.

—, Philosophical Fragments o a Fragment of Philosophy, tr. D. F. Swanson. Princenton: Princenton University Press, 1936.

LANGAN, Thomas. The Meaning of Heidegger. Nueva York: Columbia University, 1961.

LAVELLE, Louis. Introducci6n a la ontología, tr. J. Gaos. México: FCE, 1966.

MARCEL, Gabriel. Posición y aproximaciones concretas al miste­rio ontológico, tr. Y Pról. De L. Vllloro. México: Universidad Nacional Autónoma de México, 1955.

—, El misterio del ser, tr. María Eugenia Valentié. Buenos Aires: Sudamericana, 1964.

—, Diario metafísico, tr. J. Rovira Armengol. Buenos Aires: Losada, 1956.

—, Dos discursos y un prólogo autobiográfico. S/tr. Barcelona: Herder, 1967.

—, Filosofía en un tiempo de crisis, tr. F. García­ Prieto. Madrid: Guadarrama, 1971.

—, Prolegómenos para una metafísica de la esperanza, tr. E. Zanetti y V. P. Quintero. Buenos Aires: Nova, 1954.

—, Los hombres contra lo humano, tr. B. Guido. Buenos Aires: Hachette, .1955.

—, El hombre problemático, tr. M.E. Valentié. Buenos Aires: Sudamericana, 1956.

—, Decadencia de la sabiduría, tr. B. Guido. Buenos Aires: Emecé, 1955.

—, Teatro. Roma ya no está en Ramal; Un hombre de Dios; El emisario, tr. B. Guido. Buenos Aires: Losada, 1957.

MARCUSE, Herbart. Ética de la revolución, tr. A. Á1varez Remon. Madrid: Taurus, 1970.

MOROT-SIR, Edouard. El pensamiento francés actual, tr. N. Alberto Miguez. Buenos Aires: El Ateneo, 1974.

NICOL, Eduardo. Historicismo y existencialismo. La temporali­dad del ser y la razón. Madrid: Tecnos, 1960.

OLASAGASTI, Manuel. Introducción a Heidegger. Madrid: Revista de Occidente, 1967.

PINGAUD, B., P. Trotienon, Jean-Paul Sartre, el último metafísico, tr. M. Andrade. Buenos Aires: Paidós, 1968.

PRESAS, Mario, Gabriel Marcel. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, 1967. Antología.

RICOEUR, Paul. Gabriel Marcel et Karl Jaspers. París: Edit. Du Seuil, 1948.

—, y Mikel Dufrenne. Karl Jaspers et la Philosophie de Existence. París: Edit. Du Seuil, 1947.

SANCHEZ MAC GREGOR, Joaquín. Acoso a Heidegger. Puebla, México: Cajica, 1972.

SARTRE, JEAN-PAUL. El existencialismo es un humanismo, tr. V. Prati de Fernández. Buenos Aires: Sur, 1973.
—, El ser y la nada, tr. J. Velmar. Buenos Aires: Losada, 1972.

—, El existencialismo es un humanismo, tr. De V. Prati de Fernández. Buenos Aires: Sur, 1948.

—, Crítica de la razón dialéctica. Precedida de cuestio­nes de método, tr. M. Lamana. Buenos Aires: Losa­da, 1963.

—, La trascendencia del ego, tr. O. Massota. Buenos Aires: Calden, 1969.

—, Bosquejo de una teoría de las emociones, tr. M. Acfierof. Madrid: Alianza, 1971.

—, Los caminos de de la libertad y la edad de la razón, tr. M. R. Cardoso. Buenos Aires: Losada, 1963.

—, El hombre y las cosas, tr. L. Echávarri. Buenos Aires: Losada, 1967.

—, La imaginación, Tr. C. Dragonetti. Buenos Aires: Sudamericana, 1973.

—, El muro, tr. A. Díaz Carbajal. Buenos Aires: Losada, 1975.

—, A puerta cerrada; La mujerzuela respetuosa; Los secuestrados de Altona, Buenos Aires: Losada, 1976.

—, Las manos sucias; Kean, tr. A. Bernárdez y M. Martínez Sierra. Buenos Aires: Losada, 1979.

—, Muertos sin sepultura. El diablo y Dios, tr. A. Bernárdez y J. Zalamea. Buenos Aires: Losada, 1976.

SAUER, E. Friedrich. Filósofos alemanes. De Eckhart a Heidegger, tr. M. Martínez Peñalosa. México: Fondo de Cultura Económica, 1973.

SCHAFF, Adam. Filosofía del hombre, ¿Marx o Sartre?, tr. M. Bofiii. México: Grijalbo, 1965.

SILVA CAMARENA, MANUEL. "Diálogo con Gabriel Marcel", en Re­vista de la Universidad de México, vol. XXXVIII, número 2, octubre (1973), 25-31.

—,"Aproximación a Gabriel Marcel", en Istmo. Revista del Centro de América. México, número 92, mayo-junio (1974), 18-38.

—, “Sobre el concepto de metafísica, en la primera parte del siglo XX”, Teoría. Anuario de Filosofía, Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, año 1, número I (1980), 375-395.

VILLORO, Luis. Páginas filosóficas. México: Universidad Veracruzana, 1962.

WAELHENS, Alphonse de. La filosofía de Martín Heidegger, Tr. R. Canal. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1952.

WAHL, Jean. Etudes kierkegaardiennes. París: J. Vrin, 1949.

—, Historia del existencialismo. Discusión y Kafka y Kierkegaard, tr. B. Guillén. Buenos Aires: La Pléyade, 1971.

WARNOCK, Mary. Ética contemporánea, tr. Conchita López-Nogue­ra de Muguerza. Barcelona: Labor, 1968.

WISSER, RICHARD. Martín Heidegger al habla, tr. Don Eloy Requeña. Madrid: Stvdium Ediciones, 1971.

 

Unidad I. Søren Kierkegaard

Introducción

Kierkegaard aparece en la historia del pensamiento filosófico como el anti-Hegel. Él huye constantemente de la filosofía alemana, de la filosofía especulativa, y se refugia en un “pensador privado", Job. La importancia de Job radica en el hecho de que sus luchas lo condujeron hasta las regiones de la fe, pues no consintió reducir y ahogar por una falsa satisfacción la pasión de la libertad. De Hegel conserva el sentido dialéctico del pensamiento, pero rechaza el esquematismo rígido de la dialéctica hegeliana. En Kierkegaard la dialéctica es algo relativo al hombre solo y es más una tensión situacional o existencial, que la forma intrínseca del proceso universal. La dialéctica se resuelve, sin mediación posible, por una opción existencial. La realidad está precedida por la libertad, por la posibilidad de la libertad, que no consiste en poder elegir lo bueno o lo malo, sino simplemente en el hecho de que se puede. No entra la libertad en escena con el libre albedrío, ella es infinita y brota de la nada.

El hombre nace pero no por esto existe. Existir es una relación espiritual, consciente, interior, activa y libre que el sujeto mantiene consigo mismo y que sólo puede alcanzar y lograr a golpes de decisión, pasión y fe.Esto es todo lo tiene que hacer el hombre, empezando por sí mismo, y no lo puede ha­cer de un modo externo, histórico, cuantitativamente, sino en un continuo salto cualitativo de la libertad personal, como posibilidad infinita. A través de este salto, dentro de la angustia cuyo objeto es la nada, pone el hombre la posibilidad real del pecado, en la que queda efectivamente dispuesto para lo peor o lo mejor, para el pecado o la salvación, para la desesperación o la fe.

La filosofía posterior a Hegel tiende con Feuerbach yMarx hacia una mayor concreción, hacia la comprensión del hom­bre en su situación vital real, histórica. En Kierkegaard, en cambio, esa mayor concreción se vislumbra por el lado del análisis psicológico, subjetivo o existencial: no le interesa tanto el lado situacional o histórico de la realidad humana ni el estu­dio psicológico a la manera de la filosofía inglesa. Lo que le importa es el análisis de la subjetividad en tanto que análisis exis­tencial o análisis de las zonas más radicales y profundas del ser del hombre, con lo cual, por primera vez en la historia del pensamiento filosófico, se inicia la problemática propia del existencialismo o filosofía de la existencia.

Objetivos específicos

El alumno:

  • Establecerá la definición del hombre como síntesis de alma y cuerpo: espíritu.
  • Analizará el concepto de la angustia en relación con el concepto de pecado y el concepto de libertad.
  • Identificará cómo se plantea el análisis existencial en el texto de Kierkegaard.
  • Analizará la idea del hombre como síntesis de lo tem­poral y lo eterno.

Contenido

El hombre como síntesis de alma y cuerpo: espíritu.
El concepto de pecado.
El concepto de angustia.
El hombre como síntesis de lo temporal y lo eterno.

Bibliografía básica

Søren Kierkegaard. El concepto de la angustia.

Actividades de aprendizaje
No incluídas en ésta presentación

Autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Orientaciones para la autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Bibliografía complementaria

BENSE, Max. Hegel y Kierkegaard.

COLLINS, James. El pensamiento de Kierkegaard.

CHESTOV, León. Kierkegaard y la filosofía existencial.

JASPERS, KARL. “Kierkegaard, hoy: en Kierkegaard vivo.

KIERKEGAARD, Søren. La enfermedad mortal.
Temor y temblor.
Etapas en el camino de la vida.
El diario de un seductor.

MARCEL, Gabriel. “Kierkegaard en mi pensamiento”, en Kierkegaard vivo.

NICOL, EDUARDO. Historicismo y existencialismo. La temporali­dad del ser y la razón. V. Cap. VI "Dialéctica existencial. Kierkegaard”.

SARTRE, Jean-Paul. “El universal singular”, en Kierkegaard vivo.

 

Unidad II. Martin Heidegger

Introducción

El principio común de las doctrinas filosóficas que se agrupan bajo el título de existencialismo descansa en la afirmación de que la existencia precede a la esencia. En este sentido, y sólo en este, Heidegger puede ser considerado como un filósofo existencialista al introducir una variante en dicha afirmación al asegurar que la esencia del ser-ahí (el ente humano) está en su existencia. Así queda señalada una preminencia de la existentia sobre la essentia en la hermenéutica del ser-ahí como analítica de la existencia u ontología fundamental de donde parte la filosofía caracterizada como ontológica por objeto y como fenomenológica por su método.

Sin embargo, Heidegger ha dicho que la cuestión que la preocupa no es la de la existencia del hombre sino la del ser en su conjunto y en tanto tal. Lo que sucede es que la cuestión que le preocupa no es la de la existencia del hombre como el que presenta en El ser y el tiempo (1972). En este libro se ha aseverado que todo preguntar “rebota en la existencia”, pero aquí existencia (ec-sistencia) debe entenderse no como la realidad del ego cogito ni como la realidad de los sujetos, sino como “el morar ec-stático en la vecindad del ser”. A diferencia de toda existentia y toda existence, tiene que pensarse la existencia (ec-sistencia) como la “comprensión del ser” en la esfera de la analítica existenciaria del “ser-en-el-mundo”, es decir como la relación ec-stática a la iluminación del ser, tal como queda aclarado en la Carta sobre el humanismo (1945).

Por otro lado, la posibilidad de vincular la investigación ontológica con la filosofía de la existencia se advierte en el análisis que en El ser y el tiempo se hace de la cura, como ser del ser-ahí, en relación con la angustia en tanto sentimiento privilegiado que abre al hombre lo esencial. La angustia, dice Heidegger, hace patente en el ser-ahí el ser relati­vamente al poder ser más peculiar, o sea el ser libre para la libertad de elegirse y empuñarse a sí mismo. El fenómeno de la angustia muestra al ser-ahí como un "ser-en-el-mundo" fácticamente existente.

Objetivos específicos

El alumno:

  • Analizará la ontología del hombre como analítica “existenciaria”.
  • Identificará la diferencia entre essentia y existentia.
  • Establecerá la diferencia heideggeriana entre la con­ceptuación filosófica y el pensar.

Contenido

  • Determinación del ser del hombre: ontología de lo humano.
  • El concepto de esencia
  • El concepto de existencia
  • La filosofía y el pensar

Bibliografía básica

MARTIN HEIDEGGER. El ser y el tiempo. Cap. 1 y 9, pp. 53-57.

, Carta sobre el humanismo.

Actividades de aprendizaje
No incluídas en ésta presentación

Autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Orientaciones para la autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Bibliografía complementaria

CORVEZ, Maurice. La filosofía de Heidegger.

DE WAELHENS, Alphonse. La filosofía de Martín Heidegger.

FATONE, Vicente. La existencia humana y sus filósofos.

GAOS, José. Introducción a El ser y el tiempo.

GARCÍA BACCA, David. Siete modelos de filosofar.

GAZITÚA, Víctor. Formulación ontológico-científica de El ser y el tiempo.

HEIDEGGER, MARTIN. Introducción a la metafísica.

—, Kant y el problema de la metafísica.

—, ¿Qué es metafísica?

—, ¿Qué significa pensar?

—, Ser, verdad y fundamento.

—, “Sobre la metafísica y la verdad del ser" (Epílogo a ¿Qué es metafísica?).

LANGAN, Thomas. The Meaning of Heidegger.

NICOL, Eduardo. Historicismo y existencialismo. Vid.. Cap. "Ontología y existencia".

SÁNCHEZ MAC GREGOR, Joaquín. Acoso a Heidegger.

SAUER, E. Friedrich. Filósofos alemanes. De Eckhart a Heidegger.

OLASAGASTI, Manuel. Introducción a Heidegger.

WISSER, Richard. Martín Heidegger al habla.

 

Unidad III. Karl Jaspers

Introducción

Para Jaspers la filosofía tiene como fin el penetrar en el inaccesible fondo de la propia certidumbre íntima del hom­bre. No es un conocimiento positivo de las cosas en el mundo, sino algo que es esencialmente pensar, que modifica mi conciencia del ser y me sitúa en los impulsos originarios por medio de los cuales, actuando en mi existencia, llego a ser lo que soy. El filosofar no parte de la soledad sino de la comunica­ción, y sólo es verdadero en la medida en que favorece la comunicación. Por medio de ésta puedo captar el ser en sí mismo, y no puede ser efectuada esta captación si no estoy situado en mi propia existencia, en diálogo con los demás; de otra manera me olvido de mí mismo y se me escapa el ser verdadero, atenido únicamen­te a la aprehensión del ser cognoscible como objetividad y con vertido en un objeto entre objetos.

La tarea de la filosofía consiste en esclarecer la existencia. En primer lugar, yo soy, existo como existencia empí­rica. Este hecho se me presenta en la reflexión que hago de mí mismo, convertido en objeto soy este cuerpo como individuo. En segundo lugar, me encuentro como un yo idéntico a cualquier otro yo. Yo soy sustituible, yo soy como conciencia en general. En tercer lugar, yo me experimento como posible incondi­cionalidad, quiero ser de suerte que el querer saber y el que­rer actuar me pertenezcan y así me sobreviene mi ser esencial. Yo soy posibilidad como libertad de saber y actuar: yo soy po­sible "existencia". Así, el esclarecimiento de la existencia no coincide con el conocimiento objetivo, sino más bien con un llamado de la trascendencia, que me orienta hacia lo más apropiado de mis posibilidades. El hombre es existencia (ser-ahí, Dasein), pero lo posible "existencia" (Existenz).

Objetivos específicos

El alumno:

  • Identificará la diferencia entre existencia empírica y“posible existencia”.
  • Establecerá la diferencia entre el análisis de la existencia yla aclaración de la "existencia”.
  • Identificará los principales problemas de la filosofía de la existencia de Jaspers. Contenido
  • Diferencia entre existencia empírica yposible existencia”.
  • Análisis de la existencia yaclaración de la “exis­tencia".
  • Descubrimiento del ser ycercioramiento” del ser.
  • La filosofía de la existencia como metafísica.

Bibliografía básica

KARL JASPERS, La filosofía desde el punto de vista de la existencia.

, Filosofía. Vid. Tomo I, introducción, parte primera y parte segunda, pp. XXIX-XXXII, 1-42.

Actividades de aprendizaje
No incluídas en ésta presentación

Autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Orientaciones para la autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Bibliografía complementaria

BOCHENSKI, I.M. La filosofía actual. Vid. El cap. VI.

DUPUY, Maurice. La filosofía alemana. ,

FOULQUIÉ, Paul. El existencialismo.

FATONE, Vicente. La existencia humana y sus filósofos. Vid. El cap. 11: El descubrimiento de nuestro fracaso (Jaspers)”.

JASPERS, Karl. Filosofía de la existencia.

, La fe filosófica.

, Origen y meta de la historia.

, La razón y sus enemigos en nuestro tiempo.

, Nietzsche. Introducción a su filosofar.

, Esencia y crítica de la psicoterapia.

, Entre el destino la voluntad.

, Descartes y la filosofía.

, Autobiografía filosófica.

RICOEUR, Paul. Gabriel Marcel et Karl Jaspers.

SAUER, E. Friedrich. Filósofos alemanes. De Eckhart a Heideggger.

 

Unidad IV.Jean-Paul Sartre

Introducción

Sartre, en común con Heidegger y Jaspers, tiene la misma pre­ocupación ontológica que Kierkegaard, le preocupa el tema de la existencia. El ser tiene dos formas: el ser en-soi (en­ sí) que es siempre idéntico a sí mismo y que corresponde a la extensión de Descartes; y el pour-soi (para-sí), el ser humano, que viene a ser el pensamiento entendido hegelianamente como movimiento constante.

Comienza Sartre por plantear la cuestión del ser, y la concibe como un tipo de conducta humana posibilitada por la negación, la cual se remite en última instancia a la Nada. El ser por el cual la Nada adviene al mundo es el hombre, cuyo ser condiciona la aparición de la nada y se aparece a sí mismo como libertad. La libertad es indistinguible del ser de la realidad humana. El ser humano no es primero algo, y luego alcanza la libertad. No hay diferencia alguna entre el ser del hombre y su "ser-libre". Así, la negación nos remite a la libertad y ésta a la mala fe, la cual nos conduce al ser de la conciencia.

La realidad humana es un ser que puede realizar una ruptura “nihilizadora” con el mundo y consigo mismo, por eso la ne­gación viene al mundo a través de ella. La posibilidad permanente de esa ruptura se identifica con la libertad, tal posibilidad permanente de “nihilizar” (hacer nada, volver nada) implica un tipo particular de existencia; ser, para el para-sí, es “nihilizar” el en-sí que él es. La libertad es esa “nihilización”, y por ella el para-sí es­capa a su ser como a su esencia. Decir que es lo que no es, siendo lo que es, y decir que en él la existencia precede y con­diciona la esencia es decir una sola y la misma cosa: el hombre es libre. El carga sobre sus hombros el peso íntegro del mundo porque está condenado a ser libre.

La misma ontología de la libertad que Sartre presenta en El ser y la nada (1943) vuelve a aparecer con un lenguaje filosófico menos técnico en El existencialismo en un humanismo (1945), donde afirma que si el hombre no es definible es porque empieza por no ser nada: sólo sera después, y será tal como se haya hecho. Y así surge el humanismo existencialista, que significa según Sartre, que el hombre está continuamente fuera de sí mismo y existe proyectándose y perdiéndose fuera de sí mismo. éstas ideas esenciales son las que inspiran la obra dramática del filósofo cuyo contenido es una ilustración de sus pensamiento teórico.

Objetivos específicos

El alumno:

  • Identificará la idea del hombre del existencialismo sartriano.
  • Analizará las relaciones entre esencia y existencia.
  • Identificará el contenido esencial del humanismo existencialista sartriano
  • Establecerá los conceptos básicos de la ontología de la libertad en Sartre

Contenido

  • El hombre como ente indefinible.
  • Primacía de la existencia sobre la esecia.
  • El humanismo existencialista.
  • Ontología de la libertad.

Bibliografía básica

SARTRE, Jean-Paul El existencialismo es un humanismo [Texto completo].
, El ser y la nada. Ensayo de ontología fenomentológica [pp. 537, 593].

Actividades de aprendizaje
No incluídas en ésta presentación

Autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Orientaciones para la autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Bibliografía complementaria
BOBBIO, N. El existencialismo.
COPLESTON, F. Historia de la filosofía IX. De Maine de Birana Sartre.
Fatone, V. La existencia humana y susu filósofos.
, El existencialismo y la libertad creadora. Una crítica al existencialismo de Jean-Paul Sartre
GONZÁLEZ, J., Marc Cheymol, et al. "Homenaje a Jean-Paul Sartre".
MARCUSE, H. Ética de la revolución. Vid. los comentarios a la obra de Sartre
MOROT-SIR, E. El pensamiento francés actual.
SARTRE, J-P. Crítica de la razón dialéctica.
—, La trascendencia del ego.

, Bosquejo de una teoría de las emociones.
—, Los caminos de la libertad y la edad de la razón.
—, El hombre y las cosas.
—, La imaginación.
—, El muro
.
, La náusea.
—, A puerta cerrada.
—, Las manos sucias.
—, Muertos sin sepultura.
PINGAUD, B. Trottenon, et al. Sartre: el último metafísico.
SCHAFF, A. Filosofía del hombre: ¿Marx o Sartre?
WARNOCK, M. Ética contemporánea.

 

Unidad V. Gabriel Marcel

Introducción

También en Marcel encontramos, como en Sartre, una rela­ción estrecha entre la obra dramática y las ideas filosóficas. Pero en Marcel esa relación se establece en sentido inverso, el teatro, el drama, es primero; luego se expresan filosóficamente los hechos descubiertos en el drama, como experiencia vivida por medio de los personajes. La filosofía es segunda respecto al drama. Por tal razón Marcel encuentra que la palabra “existencialismo” es absurda, puesto que lo propio de la filosofía de la existencia, como él la concibe, consiste en algo que en modo alguno puede constituir un "ismo”, una doctrina o algo sistematizado.


Para Marcel la filosofía debe ser un pensamiento que por ningún motivo puede desligarse completamente de la vida. En la medida en que se hace filosofía de la existencia, ésta tiene que estar sostenida por la existencia. Mi existencia implica la del otro. Cada uno tiene que filosofar aquí y ahora, a la vez, por él mismo y para el otro, y mientras me elevo a una percep­ción verdaderamente concreta de mi experiencia estoy en condición de acceder a una comprensión efectiva del otro. La crea­ción del dramaturgo puede exorcizar el espíritu egocéntrico y establecer el nexo intersubjetivo que se encuentra en la base de la ontología, y de este modo no se hace una metafísica del ser sino una metafísica del somos, en oposición a la metafísica cartesiana del yo pienso.


El ser no es un problema sino un misterio. El ser no se deja captar, sólo podemos aproximarnos a él para cumplir nuestra exigencia ontológica: debe haber ser. Esta falta, pobreza o sequedad que podemos experimentar, está apagada por el aniquilamiento del sentido del ser que produce el mundo funcionalizado en el que vivimos actualmente, en el que el hombre es simplemente un ente biológico que no puede amar a alguien, afirmar su ser, y decirle "tú, a quien yo amo, no morirás”.

Objetivos específicos

El alumno:

  • Identificará la diferencia entre problema y misterio.
  • Analizará el concepto marceliano de "exigencia ontológica”
  • Establecerá las vías de aproximación concreta al misterio ontológico.
  • Identificará la intersubjetividad como base necesaria de la ontología.

Contenido

  • Problema y misterio.
  • La exigencia ontológica.
  • Aproximaciones concretas al misterio ontológico.
  • La intersubjetividad como base de la ontología.

Bibliografía básica

GABRIEL MARCEL, Posición y aproximaciones concretas al miste­rio ontológico.

. El misterio del ser. Parte II, caps. I-IV, pp. 181-230.

Actividades de aprendizaje
No incluídas en ésta presentación

Autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Orientaciones para la autoevaluación
No incluídas en ésta presentación

Bibliografía complementaria

ADURIZ, Joaquín. Gabriel Marcel. El existencialismo de la espe­ranza.

CHENU, Joseph. Le théatre de G. Marcel et sa signification metaphyisque.

BRÉHIER, Emile. Transformations de la philosophie francaise.

FATONE, Vicente. La existencia humana y sus filósofos. Vid. Cap. VII: "La dialéctica de la esperanza (Marcel)”.

MARCEL, Gabriel. Diario metafísico.

—, Dos discursos y un prólogo autobiográfico.

—, Filosofía para un tiempo de crisis.

—, Prolegómenos para una metafísica de la esperanza.

—, Los hombres contra lo humano.

—, El hombre problemático.

—, Decadencia de la sabiduría.

—, Teatro. Roma ya no está en Roma; Un hombre de Dios; El emisario.

PRESAS, Mario. Marcel. Antología.

RICOEUR, Paul. Gabriel Marcel et Karl Jaspers.

SILVA CAMARENA, Juan Manuel. "Diálogo con Cabriel Marcel”.

—, "Aproximación a Cabriel Marcel".

—, “Sobre el concepto de metafísica en la primera mitad del siglo XX”.

VILLORO, Luis. Páginas filosóficas (véase: "La reflexión sobre el ­ser en G. Marcel".

 

MENU